let's Create a Safe Space:

NO

Verbal Sexual Harassment

Allowed!

¿Qué es WHISTLE?

Whistle es un movimiento que desea prevenir y combatir el acoso sexual verbal/catcalling en el deporte. Este proyecto está cofinanciado por la Comisión Europea y en él participan municipios y asociaciones de muchos países, como Italia (USMA, Si pùo fare, Comune di Padova), Turquía (SPELL), Bulgaria (Courage Foundation) Grecia (KEAN, ELLINIKI OMOSPONDIA PETOSFAIRISIS) Polonia (Fundacja Instytut Partnerstwa Strategicznego) y España (Actividades Alternativas).

¿Qué es acoso sexual verbal o “catcalling”?

El catcalling se define como una serie de comportamientos que incluyen silbidos, gestos, comentarios e insinuaciones sexuales no deseadas, llevados a cabo para atraer la atención principalmente de mujeres en la calle y otros lugares públicos por parte de desconocidos. Al incluir un fuerte componente de cosificación, el catcalling es considerado una forma de acoso verbal, ya que es un comportamiento no deseado con connotación sexual que ofende la dignidad de una persona. El catcalling es un fenómeno que sucede a diario a muchas jóvenes y niñas y que afecta a sus vidas: muchas empiezan a sentirse incómodas o temerosas al caminar por la calle y vestir como deseen, o al practicar su deporte favorito, hasta un punto que puede llevarlas al abandono deportivo.

El problema

El acoso sexual verbal (VSH) es un gran problema para muchas mujeres y chicas que practican deportes o hacen ejercicio al aire libre. Las mujeres que sufren este tipo de acoso describen la sensación como molesta en algunas ocasiones y aterradora en otras. El catcalling/acoso sexual verbal puede ser algo relativamente sutil como: atención no deseada, pitar a una mujer desde un coche, enviar un beso, guiñar un ojo, llamar a alguien desde el otro lado de la calle, decir un piropo sin el consentimiento de alguien, hacer comentarios sobre la ropa de alguien. O puede ser algo mucho más grave como: insinuaciones sexuales de un entrenador o «sextorsión».

Estos comportamientos pueden causar traumas, fobias, abandono deportivo y todo tipo de problemas psicológicos y personales a las víctimas.

Nuestro propósito

Whistle quiere sensibilizar a la sociedad recogiendo historias. Contar tu historia nos ayudará a ver la dimensión real del problema para mostrar a la sociedad la magnitud del mismo. Si quieres contarnos su historia de forma anónima, haz clic aquí. A menudo, las mujeres intentan ignorar estas acciones, sobre todo aquellas a las que, por desgracia, tienen que enfrentarse a ello con mucha frecuencia. Whistle anima a todas estas mujeres a reconocer el problema y hablar de él, así como a denunciarlo en última instancia.

Los hombres que realizan estos comportamientos no siempre son conscientes de lo perjudiciales que pueden ser. Nuestro deber es informar a estos hombres de las consecuencias de sus actos para conseguir que «se pongan en el lugar de la víctima» y abandonen este comportamiento.

Whistle desea que las mujeres, los hombres, las niñas y los niños de todo el mundo puedan practicar deporte y hacer ejercicio en un entorno seguro, libre de cualquier tipo de acoso, pero especialmente del acoso sexual verbal y todo tipo de acoso sexual, para poder disfrutar de una vida deportiva sana. Toda la sociedad disfrutará de las ventajas de este enorme cambio, ya que los deportistas sólo tendrán que preocuparse de su propio rendimiento, las tasas de abandono disminuirán y los resultados serán más altos. Más mujeres y niñas se unirán al deporte o incluso simplemente iniciarán una rutina de vida saludable, lo que en última instancia significa una población más sana.

Socios

Funded by the European Union. Views and opinions expressed are however those of the author(s) only and do not necessarily reflect those of the European Union or the European Education and Culture Executive Agency (EACEA). Neither the European Union nor EACEA can be held responsible for them.